El uso inteligente de los espacios en la Universidad ¿Cómo puede ayudar la tecnología?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El sector educativo se halla inmerso en un proceso de digitalización desde la propia actividad pedagógica y docente, hasta el modelo de gestión de recursos. Es en el ámbito de la educación superior donde esta transformación trasciende mucho más allá de adaptar contenidos didácticos para preparar a los estudiantes en la era digital. Esta evolución conlleva una transformación inteligente,  dotando de soluciones e iniciativas de mejora de experiencia campus universitarios, así como de un mayor nivel del control de la gestión de los recursos educativos.

Monitorizar el uso de los espacios repercute positivamente en las operaciones, así como en la veracidad de la planificación docente y no docente del centro. Permitiendo optimizar la disponibilidad de los mismos de una forma más eficiente y con menos coste de mantenimiento.

En el ámbito de  la gestión de la infraestructura de los campus existen puntos de mejora que tienen que ver con la gestión del espacio, el derroche de energía, la disponibilidad de recursos, la experiencia del usuario, entre otros.

Con el objetivo de solucionar estos problemas, mejorando el aprovechamiento de los recursos. Los responsables la gestión de las infraestructuras deben  apoyarse en nuevas soluciones tecnológicas para la digitalización de dichas infraestructuras. Ésto les permitirá disponer de información real y veraz, para llevar a cabo planes de mitigación, así como ganar en visibilidad acerca de las necesidades reales de espacio en los momentos de máxima afluencia de sus instalaciones. 

Mejora del aprovechamiento de los espacios docentes

El auge, año a año, de la demanda de educación superior supone uno de los mayores retos para los gestores universitarios: tomar decisiones sobre sus mayores activos:sus infraestructuras. Los edificios educativos suponen grandes inversiones y elevados costes de operación para posibilitar la formación presencial.

Para poder sacar el mejor provecho a dichas infraestructuras, la planificación  del uso de los recursos es la herramienta fundamental para el aprovechamiento ordenado de los espacios. Quodus se integra con varios sistemas de planificación para auditar los procesos de reserva, uso y cancelación de reserva de los espacios, logrando crear protocolos y ayudar en su implementación para reducir los espacios vacíos en la aulas. 

Los datos para encontrar la eficiencia energética

Una cuestión adicional que ocupa tanto a las instituciones educativas, como a la sociedad actual en general y que forma parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, es el derroche de consumo energético, y el logro de mayor eficiencia. En concreto se establece como meta que en 2030 se haya duplicado la tasa mundial de mejora de la eficiencia energética. 

En el caso que nos ocupa, en los centros de educación resulta común tener espacios que consumen energía eléctrica y climatización cuando no es realmente necesario. Usando la planificación y comparándola con el uso real , se informa a servicios generales o se actúa directamente sobre los dispositivos que estén haciendo un gasto innecesario, posibilitando la reducción del consumo energético en las zonas que no lo necesitan, dotando de mayor ahorro al centro. 

El uso de los espacios compartidos y la información en tiempo real

¿Y qué ocurre cuando el alumnado quiere utilizar la biblioteca y las salas de estudio?  Es habitual que se desaproveche el espacio, al dejar apuntes y objetos personales para ocupar puestos para otros compañeros. La tecnología existente hoy puede solucionar ese problema, ya que cuenta con una app a la que el alumnado puede acceder y conocer la ocupación en tiempo real de la biblioteca, e incluso realizar la reserva de sitio, que se guarda por un periodo lógico de tiempo, evitando el mal uso del espacio y facilitando un servicio de calidad al alumnado. 

Para abordar desde la tecnología los retos y problemas mencionados anteriormente presentamos Quodus que integra funciones y métricas dirigidas a evaluar el nivel de servicios, alertar de accesos fuera de horario, conocer la calidad wifi, informar de espacios disponibles, auditar el uso de energía, monitorizar la temperatura ambiente frente a la ocupación e identificar consumos innecesarios. 

A través de sus sensores, Quodus obtiene información en tiempo real del uso de los espacios, permitiendo optimizar su aprovechamiento, mejorar la planificación docente, reducir el gasto energético y mejorar la experiencia de los estudiantes.

En este sentido, Quodus analiza la ocupación en cada momento, y permite conocer la ratio de ocupación, permitiendo saber las horas de mayor y menor afluencia.

Conociendo este dato, podrá disponer el tamaño de las aulas en función de la ocupación habitual, ahorrando recursos y energía. 

Además, cuando la afluencia sea elevada en la mayor parte del tiempo, Quodus avisará a quien se haya establecido, facilitando así valorar la necesidad de habilitar nuevas zonas de estudio para ofrecer un servicio de mayor calidad para los estudiantes. 

La Universidad conectada

Cualquier centro universitario hoy, como nunca antes, gracias a la utilización de Quodus, tiene la posibilidad de optimizar el servicio y la información que ofrece al estudiante, de ahorrar costes de uso de los recursos persiguiendo la eficiencia energética, de mejorar la planificación docente. En definitiva, de disponer de información en tiempo real que potencie la toma de decisiones basada en datos que le hagan ser una universidad conectada.