El camino hacia la digitalización de la Universidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El proceso de  transformación digital que se está llevando a cabo, desde las grandes corporaciones hasta las pymes, conlleva a hacer un uso mejor orientado y eficiente de la tecnología, en la búsqueda de nuevos  estados de conocimiento y operación, que nos ayuden a innovar, optimizar y automatizar procesos, y así mismo y de forma progresiva, a generar valor en las organizaciones que los desarrollan, prestando servicios cada vez más eficientes, inteligentes y por lo tanto de mayor valor añadido para los usuarios (clientes, proveedores, partners, etc).

Las universidades en el desarrollo de su modelo de transformación, también se están adaptando al nuevo entorno digital, adquiriendo madurez a través de la incorporación de nuevas metodologías y soluciones tecnológicas que mejoran sus principales áreas de proceso.  

Las universidades pueden considerarse organizaciones complejas, debido a que tienen una amplia tipología de personal(docente, no docente, investigadores, estudiantes y alumni) que utilizan de forma variada los diferentes recursos, edificios y espacios que las integran. El correcto desarrollo tecnológico juega un papel fundamental en la optimización de la experiencia de las personas con los servicios que presta, así como con los espacios especialmente con los de uso compartido (salas de estudio, comedores, bibliotecas, etc).

Áreas de acción de la estrategia de la digitalización de la universidad

Se identifican diferentes áreas en las que la universidad debe seguir avanzando en su desarrollo digital:

–     Smart Campus: Persiguiendo la mejora en la eficiencia del modelo de gestión del campus universitario, mejorando con ello la experiencia de los usuarios en materias como accesibilidad a las infraestructuras, los servicios y a la información de interés para sus usuarios.

     En paralelo, se debe avanzar hacia nuevos modelos de gestión de la energía, que mejoren por un lado la factura energética y la huella medioambiental del campus,  tanto de la actividad propia de la universidad como la de sus usuarios, en el acceso y disfrute de los servicios.

Marca Digital. Desarrollo de la marca digital de la organización, mediante un adecuado posicionamiento online, programas de cuidado de la reputación en redes sociales, publicación en blog internacionales de prestigio. Todo ello encaminado a mejorar el posicionamiento de su marca en el ámbito digital.

–     La enseñanza, aprendizaje e investigación digital: provee de tecnología para todas las actividades principales en el ámbito docente, del aprendizaje y la investigación. Nuevos métodos para nuevas metas en la educación superior del futuro. Aparecen igualmente las comunidades digitales como interlocutor principal en las acciones de comunicación de las universidades con sus usuarios.. 

En estas áreas de impacto de la tecnología se consigue una optimización de los servicios, la comunicación y la colaboración, evolucionando de una institución educativa analógica hacía una institución educativa digital. La marca digital se beneficia de este proceso de transformación. La digitalización conlleva la adaptación a los nuevos estándares sociales en material de usabilidad, experiencia de usuario y nuevos hábitos digitales de sus usuarios (alumnado, personal docente, no docente).

Otros sectores económicos y productivos, se encuentran en estadíos más avanzados en sus procesos de transformación de los modelos de gestión de procesos y activos, así como también de su modelo de relación y comunicación con sus comunidades digitales. Encabezando este proceso, se encuentran sectores como el financiero, seguros, retail y en menor medida la industria. Esto permite al sector de la educación superior disponer de modelos de referencia, que le permiten acelerar la adopción y el despliegue de nuevas soluciones tecnológicas.

La comunicación 360º en la universidad digital

La estrategia de  digital de comunicación, se convierte en el pilar delos nuevos modelos de colaboración entre todos los interlocutores e interesados entorno a la comunidad educativa. El desarrollo de una estrategia de comunicación 360 para la universidad, requiere del conocimiento profundo de las herramientas colaborativas y los indicadores de uso y rendimiento. Este tipo de soluciones tecnológicas, han conseguido un uso mayoritario y extensivo en otras comunidades de usuarios de sectores digitalmente mas desarrollados.

Además de un nodo de conocimiento, los centros de educación superior deben aspirar a convertirse en espacios de relación, fomento y difusión del conocimiento por medios digitales. Soportando los procesos de innovación de nuestra sociedad y de sus modelos económicos y productivos. En este sentido, se hace indispensable extender el ámbito de la colaboración y comunicación hacía colectivos alumni, entidades públicas, sectores productivos, organizaciones empresariales y principales organizaciones privadas dedicadas a la investigación y transferencia tecnológica.  

El campus digital, ecosistema para desarrollar la competitividad del futuro

¿Qué debe incorporar un campus para ser digital? La universidad digitalizada debe disponer de las mejores soluciones puestas al servicio de las personas que imparten clase, investigan, organizan, estudian, aprenden y viven el campus día a día. Esas soluciones deben formar parte de un plan continuo de digitalización,  que debe de estar en constante adaptación a los nuevos hábitos digitales, de consumo, conectividad, sociales, de aprendizaje y en materia de pedagogía que se van dando incorporando a la sociedad.

Los departamentos o vicerrectorados de innovación y tecnología, se convierten en verdaderos impulsores de los proyectos de adopción de tecnologías al servicio de la comunidad docente, la experiencia de los usuarios, la seguridad y la operación de las infraestructuras.

Sin duda, los nuevos planes de ordenación académica de los sistemas educativos en países desarrollados, está en contínua evolución, disponiendo de nuevas titulaciones y contenidos digitales, que permiten incrementar la comunidad de alumnos, dando paso a una mayor personalización de los programas y su adecuación al perfil del alumno, así como teniendo en cuenta su historial de aprendizaje y rendimiento en las materias que cursa.

Para ello, se necesitan soluciones capaces de adaptar de forma inteligente los contenidos y metodologías a la características de sus alumnos.

Incluyen en sus planes de desarrollo, la adopción y despliegue de soluciones disruptivas, que implican procesos de cambio y mejora contínua de sus usuarios y administradores. 

En este sentido, nos dirigimos hacia un nuevo modelo de enseñanza abierta y personalizada, que permita adaptarse con facilidad a la demanda de nuestro nuevo modelo de sociedad digital y desarrolle sus elementos de valor y diferenciación.